Buscador

Twitter Facebook RSS

'La LEGO Ninjago película' - Another Jackie on the wall

Vía El Séptimo Arte por 22 de septiembre de 2017
Imagen destacada

"La comparación con 'La LEGO película', o simplemente con su recuerdo, es inevitable". Así comenzó la crítica (o algo que se le pareciera) que le hice a 'Batman: La LEGO película', y así comienza la crítica (o algo que se le parezca) de 'La LEGO Ninjago película'. Estamos en las mismas, con otra película ambientada en un mismo universo... espiritualmente hablando, para ser más exactos. A favor, la rápida e instintiva identificación de todos sus elementos, Jackie incluido; en contra, esa misma e instintiva identificación de la mayor parte de sus elementos, un bloque de doble filo que juega en contra o a favor dependiendo de... ¿el momento? ¿el espectador? ¿el oportunismo?

Y seguimos estando en las mismas, básicamente.

"Del momento, este momento. La comparación y el recuerdo son, lo dicho, inevitables... pero también necesarios, y entre medias de ese pro y contra nos encontramos ahora, dudando en qué medida la hemos disfrutado. Necesaria, pero no imprescindible o del todo condicionante, que en este caso la palabra clave es disfrutar. Ya sea más o menos, si no somos innecesariamente fulleros, es una cuestión que puede quedar al margen". Y lo mismo se puede decir y/o podemos decir de 'La LEGO Ninjago película', una réplica que sigue brillando como el derivado de un modelo tan particular e intimidante como para ser reconocido como algo propio, algo único, y algo también ¿inimitable?.

"Porque la sombra es alargada, tanto como para que el recuerdo pese, ya sea a ella o ya sea a nosotros, ya sea aposta o sin querer. Y porque el término spin-off puede ser importante para describirla" siempre y cuando lo queramos ver de aquella manera. Siempre y cuando queramos que esto pase de estar al fondo a estar más o menos presente. Un enorme y arrollador pasatiempo que incide en el espíritu alocado, absurdo, paleto, sociofestivo y plenamente autoconsciente de lo que ya es una marca de agua de la licencia cinematográfica. En verdad no había duda; en verdad no había más que una duda, si está o no a la altura del... "original". O de su recuerdo, más bien.

Batman lo estuvo, más en el recuerdo que en el presente, mientras que Ninjago lo está más en el presente que en el recuerdo. Posiblemente, que el tiempo lo ratificará. Dejando a Jackie al margen, cuya leyenda a estas alturas ya tiene incluso un Óscar, podríamos decir por decir que resulta menos memorable pero más equilibrada; menos graciosa pero más contundente... palabra esta interesante, especialmente, aplicada a una producción que, al menos se supone, está más orientada a los chavales que a los que un día lo fueron. Se supone, la madre de no pocos errores. Contundente, tanto narrativa como sobre todo, visualmente. Un pasatiempo contundente.

Al menos para los que una vez fuimos chavales, y de vez en cuando volvemos a serlo en manos de películas como 'La LEGO Ninjago película', más un chascarrillo para sucedáneos con pelo en zonas dónde nunca enfoca la cámara. Un juego de niños no tan de niños ante el que hay que rebajarse a ese punto de liberación entre edades: Lo suficientemente adulto, pero también lo suficientemente infantil. Y hasta aquí, en verdad, nada nuevo... y sobre todo nada que no pudiéramos prever tras 'La LEGO película': Nunca hay que perder esa actitud aunque se tengan los 63 años de edad del Sr. Chan. Las "lego películas" representan ese sueño...

... nunca se es demasiado viejo mientras el espíritu se mantenga joven y alegre.

Cumple por encima de la media, especialmente de la animación, refresca y/o aturde, trae consigo una personalidad muy sugerente y satisface con el debido entusiasmo. Y por supuesto, su grado de arrebatadora imbecilidad es un enorme gancho como para que los detalles, sus grandes detalles, resten valor o importancia a sus pequeñas irregularidades... como que por ejemplo, ser tan arrolladora como para sentirse en ocasiones atropellada por sí misma. Qué importa. Qué importa en verdad. 90 minutos para que grandes y no tan pequeños se sientan como niñacos jugando con sus ninjagos con el único y auténtico pero que supone, o pueda suponer, nuestra propia imaginación.


Por Juan Pairet Iglesias
@Wanchopex


Temas relacionados

< Anterior
Siguiente >

Noticias relacionadas

Elseptimoarte.net utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia con el sitio web. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso. Mira nuestra política de privacidad